CDL

Espacio de Actividades Terapéuticas para el Despertar de la Conciencia

«Sanar individual y colectivamente en busca de la Alquimia Mental.»

El Centro de Luz YO SOY es el despertar y recordar al Ser Divino que todos llevamos en nuestro interior para así unidos poder hacer en este Espacio-Tiempo-Tierra-Universo-Infinito Uno con el Padre. Con esta Consciencia damos Amor, Paz y Armonía a todos los hijos de la Tierra y los Seres del Universo Infinito y así despertamos al Amor Divino y Comprensión del Amor como único Camino, Verdad y Vida para volver a Nuestra Esencia, a nuestro Padre y Ser Dichosos, único sentido verdadero del Ser en el Universo.

Fundacion Santa Elena

La fundación apoya tus ideas

Desde aquí puedes enviar tu proyecto

Objetivo general

Consideramos que es primordial tejer un entramado integrador para la sociedad en su conjunto y para ello nos proponemos brindar todas las herramientas que están a nuestro alcance. Generar espacios de encuentro, físicos y virtuales, donde se produzcan interacciones personales basadas en emociones y sentimientos de características espirituales. Contribuir a fortalecer los lazos humanos valorando potencialidades y recursos individuales y grupales en busca de sanar el Ser Espiritual, ahí donde el conocimiento del mundo físico es insuficiente para revelarnos la verdad.

 

Misión

Nuestra misión es poner al alcance de toda persona que lo necesite las herramientas con las que cuentan los terapeutas allegados a nuestro centro holístico. Estamos en la búsqueda constante de todo tipo de conocimientos en beneficio de nuestros semejantes identificándonos con todos y cada uno de sus sentimientos.

Salud, Mente Metafísica

El ser humano es un microcosmo y, como tal, su existencia individual resulta inseparable de la vida cósmica total. Y es, justamente, de esa relación microcosmo (ser humano) macrocosmo (universo) de lo que dependerá el estado de salud de cada individuo. Es en el vínculo cuerpo (interior) totalidad (exterior) donde se juega el hecho de estar sano o de estar enfermo.

En la medicina tradicional oriental la salud y la enfermedad son concebidas en términos energéticos, relacionales e integra­les: sólo integrando de manera positiva y adecuada las energías físicas, psíquicas, anímicas y espirituales con el ambiente, con el mundo exterior, el ser humano estará y será sano. Y ser sano es, desde esta perspectiva, no sufrir enfermedad alguna y ser feliz. Nadie infeliz es considerado sano desde la mirada de la medicina oriental.

 

Alquimia Mental

(…) debemos lograr el control de todo aquello que nos rodea, para ello se debe comenzar con el dominio de uno mismo. Hasta que las condiciones de nuestro entorno no dejen de influir en nosotros no podremos ejercer ningún poder sobre ellas. Paradójicamente, sólo cuando nuestro medio ambiente deja de afectarnos es cuando podemos cambiarlo por medios mentales. Cuando se llega al punto de conseguir armonía interior, aunque sólo sea por breves períodos, estaremos en condiciones de emprender un trabajo mental práctico; consideremos, pues, cómo empezar esta importante tarea.

(Dion Fortune)

Cuerpo, Mente y Espíritu

Como seres humanos somos una unidad bio-psico-social, dentro de este ecosistema tiene un lugar muy especial el triángulo cuerpo, mente y espíritu. Debemos considerar, siempre, que un cuerpo sano ayuda a tener una mente sana -cuestión fundamental para que nuestro libre albedrío actúe de forma positiva- y el espíritu es el que nos pone en contacto con nuestra verdadera esencia permitiéndonos trascender a nuestro YO SOY.

Cada uno de nosotros tiene un don, un talento único y una manera especial de expresarlo que lo hace, si cabe la posibilidad, doblemente único. Cada individuo está en la Tierra con una misión determinada y esa misión es la puesta en práctica del don único. De esa manera, se forma la gran red de interacciones entre los seres humanos en donde cada uno colabora a su propio crecimiento y al de la red cumpliendo una función específica: aquella para la que está dotado.